martes , enero 31 2023

LO DIFÍCIL DE «SER HOY UN JUBILADO EN ARGENTINA»

Con el mes de Febrero, los abuelos retornan a su actividad anual en los Centros de Jubilados y Pensionados, aunque en realidad cada vez hay menos para hacer, una de las actividades recreativas, talvez más importante durante el año, era la visita a la pileta, donde los jubilados disfrutaban de un día de pingnic, baile y mates en algún balneario y compartían tardes memorables, recordando, sus mejores épocas de la juventud.

Pero hoy todo eso es otro lindo recuerdo, la nostalgia de haberlo vivido y disfrutado a pleno, o por lo menos hasta que se produjo el cambio de gobierno en nuestro país. Pues una de las medidas de ajuste de CAMBIEMOS, fue ir quitándole uno a uno los beneficios logrados por ciudadanos de la tercera edad, pero en realidad aquellos beneficios que perdieron, eran derechos conquistados en años de aporte y servicio pensando en su futuro, es a lo mejor por eso, que duele más, verlos padecer por la mala prestaciones médicas o falta de cobertura en medicamentos y la pésima prestación de la obra social más importante del pais, a la que aportaron durante 30 años para poder sostenerla.

Algo que por ahora conserva en la actualidad, es la entrega de bolsos de alimentos para algunos pocos beneficiarios afiliados a PAMI, aunque esos alimentos no sean del todo recomendables ni suficientes para la nutrición de una persona con más de 65 años, severos problemas de salud y grandes dificultades económicas, Aquellos abundantes bolsos de asistencia alimentaria, que solían entregarse hasta hace algunos años, con más de 20 productos, variados y de primera líneas, hoy se redujeron a 10 y son otra nostalgia de las buenas épocas que se fueron, junto con el cambio político en Argentina.

Lo que hoy reciben los jubilados, está muy por debajo de sus necesidades reales, basta con observar el presupuesto destinado para cada beneficiario, ahí se puede ver, que no superan los $240 para productos de todo el mes, son apenas 10 artículos, con marcas de tercera línea y envases pequeños, que apenas si alcanzan para una semana.

Esta situacion preocupa más por el hecho de que en las personas mayores, la alimentación de buena calidad, no significan un lujos sino que responde a parámetros de salud y prevención. Para corroborar estos datos, nos trasladamos hasta un centro de jubilados y pensionados en la ciudad de Tartagal, con apenas 601 beneficiarios y muchos otros en espera, donde pudimos corroborar de qué manera se compone un módulo alimentario en la actualidad y lo que encontramos fue esto:

1 paquete chico de galletas saladas, 1 puré de tomates, 1 caja de té por 25 unid., 1/2 litro de aceite, 1 Kg de arroz, 1/2 kg de fideo largo, 1 Kg de harina común, 1/2 kg de sémola, 1 Kg de azúcar y leche en polvo (entera) por 400 grs.

¿Puede un jubilado alimentarse adecuadamente con esos productos? ¿Y acaso es lo que merece después de tantos años de aporte al país para jubilado información?

Check Also

Cambiazo… Nino Arzalan dejó de ser el Director de Tránsito Municipal

luego del escándalo de ayer, en la Direccion de Transito luego de que echaron a …