jueves , diciembre 8 2022

Así es la sencilla vida personal de Jeff y MacKenzie Bezos, el hombre más rico del mundo y su esposa.

La prioridad para el fundador de Amazon son su mujer y sus cuatro hijos, con quienes lleva una vida alejada de toda ostentación en la que están siempre presentes los orígenes humildes del magnate. Esto te motivará.

GIF AGUARAY

Jeff Bezos, fundador de Amazon, además de un visionario para los negocios, es un hombre familiar y consciente de sus orígenes humildes. Los desayunos con su mujer, la novelista MacKenzie Bezos, y sus cuatro hijos son prioritarios. Son momentos de oro para él y no organiza ninguna reunión a primera hora que le pueda restar tiempo junto a su familia. En cuanto a sus orígenes, parece que en su despacho del gigante tecnológico sigue la mesa que montó a partir de cuatro patas y una puerta vieja. Cree que es la mejor manera de no olvidar de dónde viene y cuánto le costó llegar donde está.

bvc

Cuando Bezos llega a casa, su día a día es también de lo más normal. Lejos de la ostentación de la que su fortuna personal (valorada en más de 100.000 millones de euros) le permitiría hacer gala, acostumbra a fregar él mismo los platos después de cenar, según confesó en una entrevista a ‘Business Insider’. MacKenzie, su mujer, fue el impulso que Jeff necesitaba para crear Amazon. Se conocieron cuando aún no había fundado la empresa que le ha convertido en el hombre más rico del mundo y ella fue su gran apoyo en el momento en el que él decidió dejar un buen empleo por algo que solo era un sueño. De hecho, los dos dejaron ese buen empleo.

bgrfd.JPG

Es sabido que los primeros pasos de Bezos con Amazon fueron en un garaje. Por entonces solo vendía libros por Internet y McKenzie era quien llevaba las cuentas. Fue una época difícil en la que el matrimonio vivía en una pequeña casa de una sola habitación. A día de hoy, 25 años después de casarse, su vida ha cambiado radicalmente. Aunque huyen de caprichos propios de otros millonarios, han dejado de lado las estrecheces de los primeros años juntos. Ahora viven en una gran mansión en la ciudad estadounidense de Seattle y poseen otras cinco propiedades repartidas en Nueva York, Washington, Los Ángeles y Texas. Destinan gran parte de su fortuna a fines filantrópicos, con donaciones que han alcanzado, en alguna ocasión, los 2,5 millones de dólares (más de 2 millones de euros). Fue en 2012 y el dinero fue a parar a una asociación de defensa del matrimonio igualitario, pero también han aportado cifras nada desdeñables a la investigación contra el cáncer y a la neurociencia.

htgrfd.JPG

Aunque sin MacKenzie probablemente Jeff no hubiera llegado tan lejos, desde pequeño mostraba una serie de inquietudes nada habituales, como montar su primer negocio estando aún en el colegio. Se trataba de un campamento orientado a fomentar la lectura entre otros niños que costaba 600 dólares (482 euros) por persona. Se inscribieron seis alumnos, por lo que no le fue nada mal.

Las dificultades que pudiera haber pasado en su infancia le permitieron convertirse en el hombre que es hoy. Pasaba los veranos con sus abuelos, haciendo labores del campo (entre ellas, le enseñaron a castrar toros). Además, cuando tenía 10 años, descubrió que el marido de su madre, Mike Bezos, no era su padre. Lo adoptó a los 4 años, aunque él no lo recordaba. Mike y su madre, Jacklyn, se casaron después de que se rompiera el matrimonio de ella con el padre biológico de Jeff. Estos se habían dado el ‘sí quiero’ siendo demasiado jóvenes -ella tenía 16 y él, 18- y se separaron cuando su hijo había cumplido un año.

htgrfdes.JPG

Tuvo más hermanos -fruto de la unión de su madre con Mike- y, gracias a ellos, desarrolló aún más su ingenio. Por ejemplo, fue capaz de fabricar alarmas para que los pequeños de la casa no entraran en su habitación sin permiso. Su talento le llevaría a ingresar en la prestigiosa Universidad de Princeton a una edad más temprana de la habitual. Allí estudió ciencias informáticas, lo que le aportaría el conocimiento necesario para convertir a su empresa en un gigante tecnológico.

El próximo reto de Bezos es Blue Origin, una ‘startup’ orientada al turismo espacial. Con ella pretende crear hoteles, parques de atracciones y colonias habitables que orbiten alrededor de la Tierra. Un sueño que, si bien parece lejano, si hay alguien capaz de conseguirlo es, sin duda, Jeff Bezos.

Tartagalaldia.com 3873220056// 3873696445

Check Also

Nación construirá un edificio para una nueva Escuela Tecnica en Tartagal

A través de fondos nacionales derivados del Ministerio de Educación del Gobierno Nacional, se realizará …