domingo , marzo 3 2024

Pueblo de Mosconi indignado con el Municipio «por no brindarles ayuda a los inundados»

Miles de familias de Mosconi sufrieron las concecuencias de la descomunal lluvia que perjudicó a la mayoría de las ciudades del norte provincial. Algunas personas lograron ser evacuadas durante la tormenta, pero otras no tuvieron tanta suerte y resistieron como pudieron en sus casas, sin recibir desde el Municipio, ningún tipo de ayuda al día siguiente.La lluvia que inició durante la noche del Sabado y se prolongó hasta la madrugada del Domingo, inundó casi la totalidad de los barrios de Gral Enrique Mosconi. El caudal de agua en las calles fue tan alto, que ingresó a las viviendas y para muchos fue imposible encontrar un lugar para resguardarse. Hasta aquí es un milagro que no se registrarán víctimas fatales a concecuencias del episodio climatológico.Vecinos de Mosconi, se contactaron con Tartagalaldia.com para compartir imágenes de como quedaron sus casas y sus muebles después de la tormenta y además manifestaron su indignación con las autoridades de esa localidad, ya que denuncian no haber recibido ningún tipo de ayuda, ni durante, ni después del fuerte vendaval.Todos coinciden desde distintos barrios, que intentaron comunicarse a los números de emergencia del municipio para situaciones graves como las que estaban sucediendo, pero los teléfonos estuvieron apagados, al igual que las líneas de los funcionarios, a los que nunca pudieron ubicar para pedirles ayuda ante la desesperación de verse junto a sus pertenencias, en medio del agua y el barro.Muchas familias perdieron muebles de mucho valor economico, como heladeras, placares y colchones, entre otras cosas que no pudieron proteger por qué el agua ingreso con velocidad y alcanzaba el medio metro de altura en varios sectores. En barrio Güemes y 20 de Febrero, pudieron sacar el agua al día siguiente, con una bomba que le prestaron de la empresa Suministro.Desde Campamento Vespucio y Cnel. Cornejo nos cuentan el mismo triste relato, de vecinos solos enfrentando la furia de la naturaleza. Cómo aquel abuelo de barrio Güemes que no puede ver y mucho menos ponerse a salvó de la inundación y que por fortuna, pudo ser rescatado por sus vecinos. Resulta inescrutable imaginar su temor mientras el agua fría y el lodo le subían por los pies. Familias en esa misma soledad con la que resistieron, al día siguiente juntan fuerzas para reconstruir sus vidas, recuperar el valor y hacerse otra vez de las cosas que perdieron. Como en todos los barrios hay niños pequeños abuelos que necesitan alimentos, ropa seca y calzados. Aparecerá la solidaridad de sus mismos vecinos para ayudarlos cómo cada vez que pasa algo y el municipio dice AUSENTE.

Fotos de una realidad que duele

Check Also

La mayoría de las encuestas lo dan ganador a Javier Milei, hay preocupación en las filas de Massa

A 4 días de la elección definitiva para elegir al próximo Presidente de todos los …